Actualmente el mosquito tigre (Aedes albopictus) ya ha colonizado la mayor parte de la costa mediterránea de España especialmente para la zona de costa de Cataluña, Valencia y el Sur de España. Fue detectado por primera vez en Sant Cugat del Vallés, en 2004. Se cree que la entrada fue desde Francia, donde unos años antes se había detectado en almacenes de neumáticos usados. Hasta ahora, Cataluña es, con diferencia, la región más afectada: de los 470 municipios donde se había detectado la presencia del insecto hasta el año 2014, 372 correspondían a Cataluña, es decir casi un 80%. Durante los últimos once años, el mosquito tigre se ha expandido vastamente y de forma acelerada, tanto en Cataluña como en el resto de la costa mediterránea española.

En España aún no hay poblaciones del mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti). Sin embargo, el aumento global de la temperatura media y la globalización podrían favorecer la aparición de Aedes aegypti en España, donde ya existía de forma abundante entre 1650 y 1850 cuando fue introducido por el transporte de ultramarinos. El mosquito tigre llegó con el transporte de mercancías, por lo tanto hay que tener en cuenta que el mosquito de la fiebre amarilla podría llegar de la misma manera.