• La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) publica un estudio sociodemográfico, epidemiológico, clínico y de las actividades de control de mosquitos que se llevan a cabo en los casos de Zika detectados en la ciudad condal a partir de datos de 2016.
  • A fecha de hoy todavía no se ha detectado ningún caso de transmisión autóctona de Zika en Barcelona pero el riesgo no es nulo. Por eso, la ASPB también aplica mejoras en el protocolo para reducir este riesgo de transmisión.
Mosquit tigre. Foto: Pixabay CC0 PD

Mosquito tigre. Foto: Pixabay CC0 PD

 

Desde que se notificó la primera detección de Zika en España, en diciembre de 2015, la Agencia de Salud Pública de Barcelona incluye el control de este virus en su Programa de Vigilància i Control del Mosquit Tigre y hace un estudio exhaustivo de todos los casos detectados. Tal como explica su estudio publicado en la revista Frontiers in Microbiology, el seguimiento de la enfermedad y del insecto que la transmite es esencial para prevenir la transmisión autóctona de los arbovirus -el grupo de virus que se transmiten por artròpodes- ya que pueden provocar un gran impacto en la salud pública. Esto se traduce en una buena coordinación entre los profesionales expertos en epidemiología, clínicos, entomólogos y microbiólogos.

En febrero de 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el Zika como una enfermedad emergente de salud pública global, principalmente por su rápida expansión y los problemas de salud que se derivan, como el Síndrome de Guillain-Barré o la microcefalia en bebés recién nacidos. De hecho, España es uno de los países europeos con el mayor riesgo de tener casos de transmisión autóctona del virus del Zika y en una ciudad como Barcelona, ​​donde el mosquito tigre está establecido y hay un gran movimiento de migración, turismo y comercio global, el riesgo es cada vez más elevado.


Viajamos más que antes en países donde el Zika es una enfermedad endémica

Desde el año 2000, el número de personas residentes en España de origen de países latinoamericanos han aumentado considerablemente. Países como la República Dominicana, Venezuela, Nicaragua o Colombia son los más visitados desde Barcelona, tanto por motivos familiares, laborales o por turismo, y es precisamente en estas localidades donde el virus del Zika es endémico. Por tanto, con este movimiento humano hay más probabilidades de importar casos de la enfermedad.

En España, todos los casos de infecciones por Zika, Chikungunya y Dengue se notifican a las autoridades sanitarias y en las principales Unidades de Epidemiología. En 2016 hubo 118 casos de Zika en Barcelona, todos de personas que habían sido infectadas fuera del país. Estos casos se clasifican en probables, confirmados, importados o autóctonos en función de los síntomas del paciente, así como otros datos clínicos y sociodemográficos (edad, sexo, país de origen, etc).

Esquema dels passos protocolaris que es segueixen quan es detecten casos importats de Zika. Font: ASPB

Esquema de los pasos protocolarios que se sigu segueixen quan es detecten casos importats de Zika. Font: ASPB

 

La medida más efectiva para evitar la transmisión local de Zika es controlar el vector

El Zika es un virus que se transmite entre personas infectadas y sanas a través de la picadura del mosquito de la fiebre amarilla -ausente en España- o del mosquito tigre. Actualmente el Mediterráneo es una zona vulnerable a tener transmisión autóctona, ya que el mosquito tigre está presente y establecido en muchas zonas. Por ello, es esencial establecer protocolos de vigilancia y prevención para evitar la transmisión local, mediante medidas de prevención individuales y comunitarias para evitar la cría de los mosquitos y reducir las picaduras. De hecho, en este estudio se ha comprobado que la época en que hay más mosquitos-abril, agosto y septiembre- coincide con la época en que hay más casos importados de Zika y es cuando hay más riesgo de transmisión local.

Siempre que hay un caso de infección, el servicio de Epidemiología informa de las medidas de prevención al paciente. El objetivo es minimizar el riesgo de transmisión del Zika a través de las picaduras de mosquitos que se encuentran en la zona donde vive la persona infectada. Paralelamente, se hacen inspecciones para detectar si hay mosquitos y lugares de cría de mosquito, tanto en las calles cercanas donde vive la persona infectada como en su casa. En la mayoría de intervenciones, también se hacen tratamientos en los espacios que tienen agua acumulada para matar las larvas.

Mapa de la ciudad de Barcelona con la localización de los diferentes casos de arboviosis y los resultados de las inspecciones entomológicas. "Risk zonas" (azul): inspecciones mensuales. "Citizen incidencia" (verde): avisos hechos por la ciudadanía que se han hecho durante el estudio de 2016.

Mapa de la ciudad de Barcelona con la localización de los diferentes casos de arboviosis y los resultados de las inspecciones entomológicas. “Risk zones” (azul): inspecciones mensuales. “Citizen incidences” (verde): avisos hechos por la ciudadanía que se han hecho durante el estudio de 2016.

 

En este aspecto, las nuevas tecnologías han ayudado a mejorar el conocimiento de zonas donde existe la presencia de mosquito tigre. Gracias a la participación ciudadana con la app Mosquito Alert han detectado sitios de cría y algunos de ellos cercanos a las residencias de las personas infectadas. Esto ha facilitado la vigilancia y control del vector en la ciudad. Durante el 2016, la Agencia de Salud Pública de Barcelona hizo inspecciones entomológicas en los hogares de 19 personas infectadas por Zika, y 34 en espacios públicos, y se hicieron 134 tareas de seguimiento y control asociadas a estos casos importados de Zika.

En definitiva, el programa de Vigilancia de arbovirus de Barcelona es un ejemplo de la necesidad multidisciplinaria para reducir el riesgo de transmisión de arbovirosi, entre ellos el Zika. Este estudio lo han elaborado las principales entidades sanitarias del Estado como la Agencia de Salud Pública de Barcelona, ​​CIBER de Epidemiología y Salud Pública, Laboratorios Lokímica, Estación Biológica de Doñana, el Departamento de Microbiología del Hospital Vall de Hebron, el Hospital Clínico de Barcelona, ​​ISGlobal y la comunidad Mosquito Alert como miembro del Zika Working Group de Barcelona.

Referencia del artículo:

Millet, J. P., Montalvo, T., Bueno, R., Romero-Tamarit, A., Prats-Uribe, A., Fernandez, L., … & Zika Working Group in Barcelona (2017). Imported Zika Virus in a European city: how to prevent local transmission?. Frontiers in Microbiology, 8, 1319.

http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fmicb.2017.01319/full