Entradas

¿Por qué las picaduras de mosquito pican?

Cada verano se repite la misma historia. Da igual si estás sentado en una terraza, si estás jugando a voleibol, estás paseando o te vas a dormir. Sin notar ni un mínimo roce en los brazos o las piernas aparecen las famosas ronchas rojas. Entonces llega el momento interminable: empiezas a rascarte como un loco y no puedes dejar de hacerlo porque si lo haces, el picor aumenta.

Picadura de mosquito. Foto: Saskia Heijltjes (CC BY-SA 2.0)

Picadura de mosquito. Foto: Saskia Heijltjes (CC BY-SA 2.0)

 

La sangre humana, su favorita

En todas las especies de mosquito, las hembras son las únicas que nos pican. No lo hacen como una actitud de defensa, como las abejas. Tampoco es su alimento principal, ya que tanto los machos como las hembras toman néctar de las flores. Lo que realmente necesitan las hembras son las proteínas que se encuentran en la sangre de animales para desarrollar los huevos, y los humanos somos un animal más.

Cuando una hembra se posa encima de nuestra piel, localiza un capilar bajo la piel utilizando sus palpos, que son unos apéndices sensoriales situados en la parte delantera de la cabeza. Una vez encima del capilar, utiliza un órgano que tiene forma de trompa, la probóscide, que vendría a ser su boca. La probóscide está compuesta de varios órganos y en su interior están los estiletes. Con estos, perfora la piel hasta que encuentra el  vaso sanguíneo. Cuando lo encuentra, empieza a tomar sangre a través de otra parte de la probóscide que sólo utilizan para succionar la sangre, el labro.

Al mismo tiempo que el mosquito va succionando nuestra sangre, también nos está inyectando su saliva a través de otro tubo, la hipofaringe. Esta saliva contiene proteínas con acción anticoagulante, de modo que mantienen el flujo continuo de la sangre e impiden que se cierre la zona perforada. De esta forma, pueden chupar la sangre más rápidamente sin que lo notemos.

 

Vídeo explicativo de la trompa de los mosquitos y cómo hacen las picaduras. Deep Look

 

Una reacción alérgica

Nuestro sistema inmunitario detecta las proteínas de la saliva del mosquito como antígenos, sustancias extrañas, y lo interpreta como un ataque. Como respuesta, algunas de las células de  la sangre producen anticuerpos en el área de la picadura. Estos anticuerpos estimulan los mastocitos, otro tipo de célula del sistema inmunitario. Los mastocitos cuando se activan producen histaminas. Estas sustancias activan la respuesta inflamatoria para proteger al individuo.

Cuando las histaminas se dirigen a la zona afectada ensanchan los vasos sanguíneos para poder viajar mejor. En consecuencia, la piel se inflama y se crea una roncha o hinchazón alrededor de la picadura.  Esta irritación nos produce la sensación de picor al afectar nuestra terminaciones nerviosas sensitivas.

Rascarse es peor

Entonces pasamos a la acción y nos rascamos sin parar. Pero lo que no sabemos es que rascarse empeora la situación, ya que estamos estimulando los mastocitos. Esto hace que liberen aún más histamina y, por lo tanto, el escozor aumentará, en un círculo vicioso si no somos capaces de aguantarnos. Podemos llegar a erosionar la piel muy fácilmente, lo que conllevará a menudo una pequeña infección dérmica ya que debajo de las uñas llevamos una  carga importante de bacterias.

Si aguantamos el tiempo suficiente la inflamación disminuirá gracias a la respuesta natural de nuestro cuerpo. Sin embargo, en casos más graves, se puede llegar a una reacción alérgica mayor que requiera la aplicación de medicamentos antihistamínicos o cortisona para frenarla. El mejor aliado para calmar el picor es el hielo, ya que el frío anestesia las terminaciones nerviosas y hace que no notemos tanto el picor. Podemos utilizar cubitos de la nevera envueltos en un trapo, o también conservar en el congelador alguna crema hidratante o calmante, que proporcionará el doble beneficio del frío más sus efectos naturales.

 

Hong Kong se prepara para implementar la app Mosquito Alert en sus distritos

Un equipo multidisciplinar de expertos en ciencia ciudadana, hackers cívicos, estudiantes de medicina y expertos en “Big Data” de Hong Kong ha empezado a trabajar para adaptar el proyecto de ciencia ciudadana en esta región asiática. La iniciativa surgió después de haber participado en un Hackathon Internacional sobre la situación mundial del virus del Zika, donde conocieron el proyecto Mosquito Alert.

Equipo de Hong Kong.

Equipo de Hong Kong.

Desde hace unos meses, un equipo de profesionales apasionado por el mundo del Open data, la gestión de datos y el desarrollo de aplicaciones móviles ha empezado a preparar una versión china de la app Mosquito Alert. Su objetivo es luchar contra los mosquitos que transmiten enfermedades en los países asiáticos. “Queremos adaptar la app a nuestra zona para tratar los problemas que tenemos con los mosquitos en Hong Kong”, dice Scott Edmunds, experto en Open Data de Hong Kong y editor ejecutivo de GigaScience. En esta región, los mosquitos y especialmente el mosquito tigre se están dispersando y abundan mucho durante casi todo el año. “Nuestro objetivo –explica Abbie Jung, cofundadora de Synergy Social Ventures– es conseguir marcar en un mapa los lugares donde crían los mosquitos, no sólo el mosquito tigre, que hay muchísimos, sino también el mosquito de la fiebre amarilla, que actualmente se encuentra en Taiwán y en la isla de Hainan”.

La versión china de la app Mosquito Alert permitirá que los ciudadanos envíen fotos de adultos de mosquitos y de sus lugares de cría geolocalizadas en un mapa. Igual que la versión española, las fotos serán validadas por un equipo de entomólogos. Aun así, “podría ser que a largo plazo incorporáramos algunos cambios en la app, pero estamos trabajando en ello”, comenta Mendel Wong, experto en información tecnológica. De momento, la aplicación ya está traducida al chino tradicional para Hong Kong y Taiwán. Además, se está trabajando para traducirla en chino simplificado, de modo que también será accesible para los mil millones de habitantes de China que hablan chino Mandarín. La app ha sido traducida por Sabrina Wong, una estudiante de medicina de la Universidad de Honk Kong y actualmente trabajando en el ámbito de los derechos humanos y la salud pública.

Versión 'demo' china de la app Mosquito Alert.

Versión ‘demo’ de la app Mosquito Alert traducida al chino.

 

Alerta por la fiebre amarilla

El virus del Zika es ahora una de las mayores preocupaciones a nivel mundial, pero las autoridades de Salud Pública de China también temen a la fiebre amarilla. Sólo en abril de 2016 se han reportado 11 casos importados de fiebre amarilla procedentes de Angola. De momento no ha habido ningún caso de transmisión autóctona, pero el número de lluvias primaverales que se han registrado estos últimos meses indican que podrían favorecer la cría de los vectores de la fiebre amarilla. Esto podría aumentar el riesgo de sufrir una epidemia. Por ello, el equipo hongkonés advierte de que “es aquí donde hay que prestar más atención, ya que actualmente tenemos problemas con el agua estancada en zonas urbanas, como es el caso del Río de las Perlas”.

Ruta hacia los datos abiertos

Fruto de esta colaboración, el equipo de Hong Kong espera aportar mucho más al proyecto, como por ejemplo incorporar Mosquito Alert al Open Data. “Sería un gran avance para regular la documentación asociada a los datos que genera esta plataforma”, explica Scott Edmunds. La filosofía del Open Data es una práctica cada vez más frecuente en proyectos que trabajan con datos y consiste en hacerlos más accesibles y abiertos para todo el mundo.

Mosquito Alert participa en el documental “Zika, alerta sanitaria global” de Cuatro

El pasado 8 de junio el canal Cuatro dedicó un programa especial titulado “Zika, alerta sanitaria global”. El documental, producido por la compañía española Mediaset, analiza las razones y consecuencias de una pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud como “emergencia sanitaria global”.

La suma de las diferentes voces de expertos en epidemiología, médicos, agentes de control de mosquitos y entomólogos explican al detalle cuál es el verdadero alcance del Zika y las consecuencias asociadas a este virus. Ahora, la preocupación más grande se centra en los Juegos Olímpicos de Brasil, que se celebran este verano, donde cientos de miles de personas acudirán al epicentro de la pandemia mundial del virus Zika.

"Zika, alerta sanitaria global", por Mediaset.

“Zika, alerta sanitaria global”, por Mediaset.

En el documental ha participado el equipo de Mosquito Alert, la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), la Universidad de Zaragoza, la empresa Lokímika, el Servicio de Control de Mosquitos del Baix Llobregat, además de otros expertos de los más prestigiosos hospitales, unidades de Medicina Tropical, centros de investigación de España y Brasil, testimonios de personas afectadas por los mosquitos y las enfermedades asociadas, y profesionales del ámbito deportivo y de los Juesgos Olímpicos.

Ampliamos nuestros objetivos después de un 2015 más que exitoso

Dos años después de su nacimiento, el proyecto ha demostrado ser una herramienta eficaz para estudiar y controlar la distribución del mosquito tigre en España junto con otras herramientas y acciones llevadas a cabo.  Los buenos resultados han dado paso a ampliar metas y desde marzo de 2016, gracias al impulso de la Obra Social “la Caixa”, nos hemos propuesto facilitar la detección anticipada de la eventual llegada del mosquito de la fiebre amarilla.

Informe Anual Mosquito Alert 2015

Informe Anual Mosquito Alert 2015

Desde 2014, más de 16.000 personas descargaron la apli­cación móvil Mosquito Alert y aportaron más de 5.700 observaciones de posibles mosquito tigre y 770 avisos de lugares de cría. El 40% de las observaciones recibidas durante el 2015 fueron consideradas por los expertos como posibles o confirmados mosquitos tigre, según el análisis de las fotos adjuntas a estas observaciones. Esto significa que los ciudadanos realizan observaciones muy bien documentadas y que saben identificar bien esta especie.

Gracias a convenios con agentes y entidades españolas referentes en salud pública, los datos de Mosquito Alert han podido utilizarse en algunos casos para la gestión directa de este vector. Hemos establecido colaboración con la Agencia de Salud Pública de Barcelona y con el Ayuntamiento de Valencia. En Barcelona, se recibieron 280 avisos de adultos de mosquito tigre y de lugares de cría durante el 2015. De todos estos, el 20% se consideraron útiles por la ASPB y han dado lugar a algún tipo de actuación del programa de seguimiento y control de la especie. En Valencia, a través de la Regidoria de Sanitat i Salut en colaboración con la empresa Lokímica, han incluido los informes enviados con Mosquito Alert en su campaña de vigilancia y control del mosquito tigre 2015. El 40% de los puntos positivos nuevos de actividad de la especie en el término municipal se detectaron y trataron gracias a Mosquito Alert.

Nos habéis ayudado a detectar mosquito tigre en lugares desconocidos

Desde 2014, se dispone de hallazgos de mosquito tigre ciudadanos valorados por los expertos como posible o probable mosquito tigre en más de 360 municipios españoles. Cataluña es la comunidad autónoma con más municipios con presencia del mosquito. Gracias a la colaboración de los ciudadanos se ha confirmado la presencia extendida del mosquito tigre en las provincias del litoral oriental español (Cataluña, Comunidad Valenciana y Región de Murcia). También sabemos que el mosquito avanza hacia el noreste, en la isla de Mallorca, y que se está propagando desde la costa Este y Sur de España hacia las regiones del interior. Además, se ha confirmado por primera vez la llegada del mosquito tigre en Andalucía, Aragón y la provincia de Lleida gracias a notificaciones ciudadanas. La detección temprana de la especie es de gran importancia para la planificación y aplicación de medidas de control.


¿Quieres saber más?

Descarga el Informe en el apartado de nuestras publicaciones


¿Cómo diferenciar a simple vista un mosquito tigre de un mosquito de la fiebre amarilla?

Pequeños como un céntimo (Autor dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF)

Pequeños como un céntimo (Autor dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF)

Hay tres detalles básicos en los que te tienes que fijar si quieres diferenciar un mosquito tigre (Aedes albopictus) de un mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti). A simple vista ambos aedes son pequeños, de la medida de un céntimo, y presentan rallas blancas en patas y abdomen, pero hay algunos trucos que te ayudaran a diferenciarlos.

La aplicación de Mosquito Alert está preparada para que los usuarios puedan diferenciar desde la misma aplicación un mosquito del otro, y hacer así más fácil la posterior validación por los expertos.

 

1- El dibujo del tórax

El mosquito de la fiebre amarilla tienes 4 filas de escamas blancas, dos gruesas y dos finas, a lo largo del tórax que dibujan una lira.

El mosquito tigre tienes unas escamas blancas en la parte superior del tórax y que continúan hasta la cabeza que dibujan una línea recta.

2 – El color

El mosquito de la fiebre amarilla es de color marrón oscuro.

El mosquito tigre es de color negro.

3 – Las rayas del abdomen

El mosquito de la fiebre amarilla tiene una línea blanca perpendicular, en cada segmento del abdomen, con manchas redondas blancas en los laterales

El mosquito tigre tiene una línea parecida pero más fina con manchas triangulares en los laterales, también más pequeñas.

 

Los diferentes dibujos del tórax. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

Los diferentes dibujos del tórax. Izquierda: mosquito tigre; derecha: mosquito de la fiebre amarilla. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

Las líneas en el abdomen. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

Las líneas en el abdomen. Izquierda: mosquito tigre; derecha: mosquito de la fiebre amarilla. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Has visto un mosquito y sospechas que es uno de estos dos?

¡Descarga la app Mosquito Alert y envía tus fotos!


¿Dónde podríamos encontrar Aedes aegypti y Aedes albopictus en el mundo?

Un estudio mundial publica la base de datos más grande y más completa de la presencia de adultos, pupas, larvas y huevos del mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti) y el mosquito tigre (Aedes albopictus) entre 1960 y 2014. Esta recopilación ha sido publicada el pasado julio de 2015 en la revista Nature’s Scientific Data, un portal de acceso abierto de datos científicos de gran valor.

El siguiente mapa interactivo muestra los datos de presencia de estas dos especies. Se trata de un visualizador histórico de datos de gran interés ya que recopila información de algunos años en los que es dificil obtener datos precisos, por ejemplo los años 50 y 70.

Conocer su distribución es vital para la prevenir enfermedades

El mosquito de la fiebre amarilla (Ae. aegypti) y el mosquito tigre (Ae. albopictus) son vectores de arbovirus a nivel global, como el dengue, la fiebre amarilla, el chikungunya y el zika. Los arbovirus son un grupo de virus que se transmiten mediante artrópodos que actúen como vectores. Desde el punto de vista de la salud pública, conocer y entender la distribución geográfica y la presencia de estos dos vectores es muy importante para planear la prevención de enfermedades y el control de las distintas intervenciones de gestión. Estas enfermedades han aumentado considerablemente en los últimos 50 años ya que estas dos especies de mosquito se han expandido por nuevas áreas geográficas.

Ambos mosquitos utilizan contenedores artificiales en los que se desarrollan sus larvas, por lo que predominan en zonas urbanas. “El mosquito de la fiebre amarilla se suele encontrar en las casas mientras que el mosquito tigre está más ligado a la vegetación y predomina en ambientes periurbanos y rurales”, matiza el Dr. Roger Eritja, entomólgo del Servei de Control de Mosquits del Baix Llobregat.

¿Cuál es la situación de estos mosquitos es España?

En España aún no hay poblaciones de Aedes aegypti. De lo contrario, el mosquito tigre (Aedes albopictus) está ampliamente establecido en España especialmente por la zona de costa de Cataluña, Valencia y el Sur de España. No obstante, el aumento global de la temperatura media y la globalización podrían favorecer la aparición de Aedes aegypti en España, donde ya existía de forma abundante entre 1650 y 1850 cuando fue introducido por el transporte de ultramarinos. “El mosquito tigre llegó con el transporte de mercancías, por lo tanto hay que tener en cuenta que el mosquito de la fiebre amarilla podría llegar de la misma forma”, afirma Frederic Bartumeus, director del proyecto.

Consulta el mapa a la fuente original