Hasta noviembre la Agencia de Salud Pública de Barcelona llevará a cabo las acciones de vigilancia y control del mosquito tigre con ayuda ciudadana. El próximo curso se pondrá en marcha de nuevo el programa educativo a varios institutos de Barcelona.

Técnicos de la ASPB haciendo tratamiento en Barcelona. Foto: ASPB

Foto: ASPB

 

La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) desarrolla el Programa de vigilancia y control de mosquitos, en especial del mosquito tigre (Aedes albopictus), que se prolongará hasta finales de noviembre. Las principales líneas de trabajo incluyen atención a las incidencias ciudadanas, seguimiento de zonas de riesgo, información y divulgación y vigilancia de casos importados de arbovirosis, como Zika, dengue o Chikungunya.

Se trabaja sobre 60 zonas de riesgo en la ciudad: en Gracia está el Parque Güell y el Parque de la Creueta del Coll. Todas las propiedades privadas es necesario que tomen medidas: especialmente patios, jardines, patios, huertos urbanos, balcones con plantas, etc.

Además, durante todo el año se lleva a cabo un seguimiento continuado a la ciudad para vigilar la posible llegada de nuevas especies de mosquitos invasores, como el mosquito de la fiebre amarilla. Con ello también se quiere estudiar el posible efecto del cambio climático sobre la estacionalidad de los mosquitos en la ciudad. Esta tarea se realiza con trampas de captura que permiten contar los mosquitos que se capturan, y se abre la puerta al mismo tiempo a un nuevo sistema de gestión digital de la información recogida.

Un seguimiento de años

La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) despliega su programa de vigilancia y control del mosquito tigre en espacios públicos desde 2004, con el objetivo de mantener bajo control la especie. Cada año la ASPB gestiona del orden de 130 incidencias referidas a mosquito tigre, efectuando cerca de 1100 intervenciones de control en la ciudad. La colaboración con Barcelona Ciclo del Agua, SA (BCASA) es clave ya que permite la gestión del problema desde el subsuelo, así como la revisión y mantenimiento de alcantarillas y otros elementos donde podría establecerse el mosquito.

La ciudadanía ayuda a localizar lugares de cría. Foto: Mosquito Alert CC-BY

Foto: Mosquito Alert CC-BY

 

La ASPB combina la información propia sobre el mosquito tigre con la que facilita el proyecto de ciencia ciudadana Mosquito Alert. Esta plataforma dispone de un app mediante la cual la ciudadanía puede enviar avisos de mosquito tigre o lugar de cría. Estos datos se validan por expertos y quedan registradas en un mapa en tiempo real. La colaboración de Mosquito Alert con la ASPB ayuda a orientar las diferentes actuaciones de control que se llevan a cabo en la ciudad desde hace más de 3 años. Durante el 2017, por ejemplo, se recibieron más de 150 informes localizados en Barcelona desde esta aplicación móvil. El 40% de estos fueron incluidos en el programa de vigilancia y control, colaborando así en reducir la presencia de mosquito tigre, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos y minimizando el riesgo de transmisión de enfermedades. Mosquito Alert está coordinado por el CREAF, el CEAB-CSIC y ICREA, con la financiación de Dipsalut (Organismo de Salud Pública de la Diputación de Girona) y el apoyo de la Obra Social “la Caixa”.

El responsable del Programa de Control del Mosquito Tigre de la ASPB, Tomás Montalvo, explica que esta herramienta es enormemente útil, especialmente en la detección de los puntos de cría ubicados en la vía pública, y es aquí donde la colaboración ciudadana coge una especial relevancia, por eso recuerda que “el control del insecto es clave, y la ciudadanía tiene un papel relevante ya que muchas veces el mosquito cría en entornos residenciales privados”.

Preparados para casos de Zika, Chikungunya y Dengue

Los expertos recuerdan que las enfermedades transmitidas por vectores representan el 30% de las patologías emergentes a nivel internacional. Además, la presencia del mosquito tigre en toda la zona mediterránea hace imprescindible mantener la vigilancia activa y la coordinación entre todos los agentes implicados. Se sabe que se han localizado ejemplares de mosquito de la fiebre amarilla en algunos puntos de Madeira y a finales del 2017, de manera puntual, en las islas Canarias. Esta especie de mosquito tiene una elevada capacidad para transmitir virus como el de la fiebre amarilla, dengue o Zika.

Durante el 2017, en el periodo de actividad del Protocolo específico para estas enfermedades y la transmisión por mosquitos, se han detectado 24 casos de Zika, 9 de Chikungunya y 62 de Dengue en Cataluña, y 13 casos de Zika, 2 de Chikungunya y 15 de Dengue en Barcelona. Hasta un 30% del total corresponde a casos de Barcelona, ​​por ello, la ejecución del Protocolo vigente para la vigilancia y control de mosquitos transmisores de arbovirosis es básico para reducir el riesgo de transmisión en nuestro territorio.

Una especie que hay que controlar

El mosquito tigre (Aedes albopictus) es una especie exótica invasora que produce picaduras molestas y que podría transmitir enfermedades si se dan determinadas condiciones. Vive en áreas urbanas, vuela bajo y pica de día. Son característicos su color negro con franjas blancas, y una raya blanca en la parte superior que le recorre la cabeza y tórax.

Objetos que acumulan agua de forma fácil en la ciudad. Foto: ASPB

Foto: ASPB

 

La manera más eficiente de controlar el mosquito tigre es evitar que se reproduzca, y esto se consigue eliminando sus lugares de cría. El mosquito tigre pone los huevos en recipientes pequeños con agua acumulada. En espacios públicos, los sumideros son unos de los puntos de cría más productivos. Sin embargo debemos tener en cuenta que la mayoría de focos de cría los encontramos principalmente a las propiedades privadas, y por tanto, la colaboración ciudadana es básica, así, la manera más fácil de reducir la presencia de mosquitos será vigilar casa nuestra por no acumular agua en recipientes tales como macetas, cubos, bidones, regaderas, pequeñas bases, etc.

Programa específico para centros educativos

Desde el año pasado se ha implantado en Barcelona un conjunto de actividades educativas con los niños de la ciudad sobre el mosquito tigre. Se han elaborado talleres formativos que quieren intensificar el mensaje preventivo ante la proliferación del mosquito, buscando la complicidad de los docentes y las familias, y ofreciendo información adaptada y comprensible. Esta iniciativa se lleva a cabo en asociación con Mosquito Alert y tiene un componente añadido de ciencia ciudadana, ya que la colaboración de los participantes puede ayudar a las tareas de seguimiento y control de los mosquitos en nuestro entorno. Este 2018 se ha implicado cerca de 350 alumnos de ESO de 5 centros educativos de la ciudad. La actividad incluye varias sesiones en el aula y una salida-safari sobre el terreno.

Programa educativo en las escuelas con la visita de Tomás Montalvo. Foto: ASPB

Programa educativo en las escuelas con Tomás Montalvo de la ASPB. Photo: ASPB