Entradas

¿Por qué las picaduras de mosquito pican?

Cada verano se repite la misma historia. Da igual si estás sentado en una terraza, si estás jugando a voleibol, estás paseando o te vas a dormir. Sin notar ni un mínimo roce en los brazos o las piernas aparecen las famosas ronchas rojas. Entonces llega el momento interminable: empiezas a rascarte como un loco y no puedes dejar de hacerlo porque si lo haces, el picor aumenta.

Picadura de mosquito. Foto: Saskia Heijltjes (CC BY-SA 2.0)

Picadura de mosquito. Foto: Saskia Heijltjes (CC BY-SA 2.0)

 

La sangre humana, su favorita

En todas las especies de mosquito, las hembras son las únicas que nos pican. No lo hacen como una actitud de defensa, como las abejas. Tampoco es su alimento principal, ya que tanto los machos como las hembras toman néctar de las flores. Lo que realmente necesitan las hembras son las proteínas que se encuentran en la sangre de animales para desarrollar los huevos, y los humanos somos un animal más.

Cuando una hembra se posa encima de nuestra piel, localiza un capilar bajo la piel utilizando sus palpos, que son unos apéndices sensoriales situados en la parte delantera de la cabeza. Una vez encima del capilar, utiliza un órgano que tiene forma de trompa, la probóscide, que vendría a ser su boca. La probóscide está compuesta de varios órganos y en su interior están los estiletes. Con estos, perfora la piel hasta que encuentra el  vaso sanguíneo. Cuando lo encuentra, empieza a tomar sangre a través de otra parte de la probóscide que sólo utilizan para succionar la sangre, el labro.

Al mismo tiempo que el mosquito va succionando nuestra sangre, también nos está inyectando su saliva a través de otro tubo, la hipofaringe. Esta saliva contiene proteínas con acción anticoagulante, de modo que mantienen el flujo continuo de la sangre e impiden que se cierre la zona perforada. De esta forma, pueden chupar la sangre más rápidamente sin que lo notemos.

 

Vídeo explicativo de la trompa de los mosquitos y cómo hacen las picaduras. Deep Look

 

Una reacción alérgica

Nuestro sistema inmunitario detecta las proteínas de la saliva del mosquito como antígenos, sustancias extrañas, y lo interpreta como un ataque. Como respuesta, algunas de las células de  la sangre producen anticuerpos en el área de la picadura. Estos anticuerpos estimulan los mastocitos, otro tipo de célula del sistema inmunitario. Los mastocitos cuando se activan producen histaminas. Estas sustancias activan la respuesta inflamatoria para proteger al individuo.

Cuando las histaminas se dirigen a la zona afectada ensanchan los vasos sanguíneos para poder viajar mejor. En consecuencia, la piel se inflama y se crea una roncha o hinchazón alrededor de la picadura.  Esta irritación nos produce la sensación de picor al afectar nuestra terminaciones nerviosas sensitivas.

Rascarse es peor

Entonces pasamos a la acción y nos rascamos sin parar. Pero lo que no sabemos es que rascarse empeora la situación, ya que estamos estimulando los mastocitos. Esto hace que liberen aún más histamina y, por lo tanto, el escozor aumentará, en un círculo vicioso si no somos capaces de aguantarnos. Podemos llegar a erosionar la piel muy fácilmente, lo que conllevará a menudo una pequeña infección dérmica ya que debajo de las uñas llevamos una  carga importante de bacterias.

Si aguantamos el tiempo suficiente la inflamación disminuirá gracias a la respuesta natural de nuestro cuerpo. Sin embargo, en casos más graves, se puede llegar a una reacción alérgica mayor que requiera la aplicación de medicamentos antihistamínicos o cortisona para frenarla. El mejor aliado para calmar el picor es el hielo, ya que el frío anestesia las terminaciones nerviosas y hace que no notemos tanto el picor. Podemos utilizar cubitos de la nevera envueltos en un trapo, o también conservar en el congelador alguna crema hidratante o calmante, que proporcionará el doble beneficio del frío más sus efectos naturales.

 

¿Cómo diferenciar a simple vista un mosquito tigre de un mosquito de la fiebre amarilla?

Pequeños como un céntimo (Autor dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF)

Pequeños como un céntimo (Autor dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF)

Hay tres detalles básicos en los que te tienes que fijar si quieres diferenciar un mosquito tigre (Aedes albopictus) de un mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti). A simple vista ambos aedes son pequeños, de la medida de un céntimo, y presentan rallas blancas en patas y abdomen, pero hay algunos trucos que te ayudaran a diferenciarlos.

La aplicación de Mosquito Alert está preparada para que los usuarios puedan diferenciar desde la misma aplicación un mosquito del otro, y hacer así más fácil la posterior validación por los expertos.

 

1- El dibujo del tórax

El mosquito de la fiebre amarilla tienes 4 filas de escamas blancas, dos gruesas y dos finas, a lo largo del tórax que dibujan una lira.

El mosquito tigre tienes unas escamas blancas en la parte superior del tórax y que continúan hasta la cabeza que dibujan una línea recta.

2 – El color

El mosquito de la fiebre amarilla es de color marrón oscuro.

El mosquito tigre es de color negro.

3 – Las rayas del abdomen

El mosquito de la fiebre amarilla tiene una línea blanca perpendicular, en cada segmento del abdomen, con manchas redondas blancas en los laterales

El mosquito tigre tiene una línea parecida pero más fina con manchas triangulares en los laterales, también más pequeñas.

 

Los diferentes dibujos del tórax. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

Los diferentes dibujos del tórax. Izquierda: mosquito tigre; derecha: mosquito de la fiebre amarilla. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

Las líneas en el abdomen. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

Las líneas en el abdomen. Izquierda: mosquito tigre; derecha: mosquito de la fiebre amarilla. Dibujo: José Luís Ordóñez, CREAF

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Has visto un mosquito y sospechas que es uno de estos dos?

¡Descarga la app Mosquito Alert y envía tus fotos!


¿Por qué no hay mosquitos en invierno?

Durante los meses más fríos del año no hay ni rastro de mosquito tigre, o al menos debería ser así. Lo que sí sabemos es que cuando empiece la primavera nos lo volveremos a encontrar y no serán pocos. Entonces, ¿qué hacen los mosquitos durante los meses que no están activos? ¿Dónde van? ¿Todas las especies de mosquito desaparecen en invierno y aparecen de nuevo en la primavera y el verano?

A lo largo del año, el ciclo de vida de los seres vivos sigue unas pautas marcadas por el clima. En cada estación del año las especies se desarrollan de forma diferente según las condiciones climáticas. Los árboles, por ejemplo, sacan las flores en la primavera y dejan caer las hojas en otoño. Pero también hay animales que sus fases del ciclo vital dependen del clima. La migración de las golondrinas es un ejemplo: en primavera vienen desde África y en otoño se marchan de nuevo. Esta ciencia que estudia la relación entre el clima i el ciclo de vida se llama fenología. Los científicos la utilizan para estudiar los efectos del cambio climático en los seres vivos.

 

El ciclo del mosquito tigre

El período de actividad del mosquito tigre (Aedes albopictus) se sitúa entre mayo y noviembre, pero puede variar ya que los insectos dependen mucho del clima. Durante los meses que está activo, el mosquito se alimenta y pone huevos que se convierten en larvas, pupas y finalmente en adultos. Pueden reproducirse varias veces durante su vida. Cuando llega el otoño el mosquito tigre se vuelve cada vez menos activo hasta que en invierno ya no está activo.

Ciclo de vida del mosquito tigre.

Ciclo de vida del mosquito tigre.

 

Los mosquitos hibernan

Durante los meses más fríos los mosquitos entran en la fase de hibernación y dejan de estar activos. Cada especie de mosquito hiberna de forma diferente. Algunos pasan este período inactivo en forma de adultos (sólo las hembras, los machos nunca) y se refugian en lugares cerrados y oscuros, generalmente enganchadas en el techo. 

Huevos de mosquito tigre (Aedes albopictus). Wikipedia CC

Huevos de mosquito tigre (Aedes albopictus). Wikipedia CC

Otras especies pueden hibernar como larvas en el agua. Ésta está tan fría que las larvas no respiran y restan inmóviles en el fondo, a veces incluso bajo la capa de hielo.

El mosquito tigre hiberna en fase de huevo. En invierno no hay ni larvas ni adultos, ya que no sobrevivirían al frío, aunque en las regiones más cálidas cómo Murcia o Málaga esto podría cambiar ya que el clima no es tan frío. Entre septiembre y octubre las hembras empiezan a poner estos huevos hibernantes, y no eclosionan hasta la primavera siguiente. Estos huevos están programados para no eclosionar a no ser que exista algún choque térmico, ciclos de agua o luz de otras características que ya no son típicas de invierno.

 

Los ciclos de vida varían entre lugares y especies

Los períodos de actividad de las distintas especies no duran lo miscmo en todas partes, ya que el clima es diferentes en cada región del planeta. Por ejemplo, el mosquito común (Culex pipiens) en Moscú (Rusia) está inactivo hasta finales de abril y a diferencia del mosquito tigre empieza a ser activo un poco más tarde, entre agosto y octubre. En Georgia, en cambio, la temperatura es similar a la de España pero el clima es más húmedo. Allí el mosquito común acaba su hibernación a principios de marzo y a finales de octubre y noviembre vuelve a estar ausente.

Así pues, durante todo el año podemos encontrar mosquitos, pero seran especies diferentes. Un estudio realizado en Varsovia (Polonia) registró el período de actividad de todas las especies que hay durante todo el año, también presentes en España.

fenologia mosquits modificada paper

Comparativa de la fenología de las especies de mosquito en Varsovia. Modificado de Wegner, E. (2009), European Mosquito Bulletin, 27: 23-32.

 

Los mosquitos en España

Partiendo de los datos de Georgia y Varsovia, los mosquitos en España tienen un período de actividad largo, alrededor de 7-8 meses. En un mismo año la abundancia de mosquitos varía entre las distintas épocas. Aunque son diferentes entre cada especie, los picos máximos suelen ocurrir entre finales de primavera y mediados de verano. Además, la abundancia también cambia entre años. España tiene zonas con un clima más seco y lluvias irregulares y esto afecta a los puntos de agua donde se reproducen los mosquitos.

Un dato curioso es que se cree que en las zonas urbanas las fenologías del mosquito común (Culex pipiens) y del mosquito tigre (Aedes albopictus) están relacionadas con la competencia: hay más mosquito común al principio de la temporada de actividad, pero en verano hay más mosquito tigre.

 

El cambio climático podría adelantar la llegada del mosquito tigre

Foto enviada en Tigatrapp. Anónima.

Foto enviada en Mosquito Alert. Anónima.

Hay estudios que comprueban que la fenología de algunas especies es sensible al cambio global de temperatura. En el Reino Unido analizaron los datos de 25 especies de pájaros durante 46 años (1959-2005), juntamente con datos de la temperatura. Los investigadores comprovaron que a medida que aumentaba la temperatura global, algunas especies de pájaros llegaban antes. Otras, encambio, no se veían afectadas por la temperatura.

Uno de nuestros objetivos es detectar si el aumento global de la temperatura está adelantando la llegada del mosquito tigre. Gracias a las aportaciones de los ciudadanos con Mosquito Alert podremos detectar el primer mosquito de la temporada y compararlo con otros años y países. Enviarnos fotos de los primeros mosquitos que os encontréis durante la primavera.

¡Participa y contribuye a la ciencia!

 

¿Qué parte debes fotografiar de tu mosquito?

La temporada de mosquitos ya ha empezado: en Mosquito Alert ya estamos recibiendo las primeras fotografías.

Queremos destacar la importancia de aplicar algunos criterios cuando fotografíes a tu mosquito tigre. En especial, debes intentar fotografiar la cabeza y el tórax, y si puedes, complementarlo con alguna foto desde otro ángulo. De esta manera se pueden observar bien los 3 tigre principios. Esto facilita mucho la identificación de tus mosquitos, generando datos que son aún más útiles, tanto para el control del mosquito tigre como para su investigación.

Un ejemplo de lo que comentamos es la foto de cabecera. Esta foto se hizo de la cabeza y del tórax. Y SÍ, parece un mosquito tigre.

Otro ejemplo: desde Denia nos envían esta colección de fotos. Son de muy buena calidad, pero lo más importante, se puede ver bien el tamaño, el color, la cabeza y el tórax, y además desde varios ángulos. Gracias a esto hemos podido determinar que NO se trata de un mosquito tigre, sino de una culiseta (Cs. longiareolata) (fíjate que no es negro, sino marrón).

exemples com fotografiar

Finalmente, desde Manresa, en cambio, nos mandan otra colección de fotos que, aunque de más baja calidad, son perfectas para determinar que SÍ que se trata de un mosquito tigre. Con un poco de zoom, hemos podido ver perfectamente la típica raya blanca sobre fondo negro en la cabeza y en el tórax.

exemples com fotografiar1

Te animamos a seguir enviando fotos tan buenas como las que estamos recibiendo. Tu ayuda es importante.

Y si aún no tienes la app Mosquito Alert, descárgala desde aquí: http://www.mosquitoalert.com/participa-2/

¿Sabes de qué se alimentan los mosquitos?

Foto cedida por David Vilasís Boix

Los mosquitos se alimentan de jugos de plantas ricos en azúcares para obtener energía, como por ejemplo el néctar de las flores. Las hembras, además, necesitan sangre para desarrollar los huevos y reproducirse. Y para comprobarlo, aquí tienes un vídeo de un mosquito alimentándose de los azúcares de una orquídea (Epipactis helleborine). El vídeo es de Jorge Llovera Muntañola.

¿Es este mosquito un mosquito tigre? ¿Es macho o hembra?

Este mosquito se llama Aedes geniculatus. En cambio, el mosquito tigre se llama Aedes albopictus. Los dos se llaman Aedes porque son del mismo género y se parecen mucho. Consulta este post y aprende a diferenciarlos.